inicio obras trabajos TEXTOS cv contacto





 
NO ES FACIL COMPRENDER UN CREPUSCULO / 2015
escrito junto a Mercedes Pujana para la muestra / ver obra


Hasta que un buen día se comprende, se entiende que todo lo que se puede saber cabe en el hueco de la mano (o de un caracol, pero de los grandes)
Es posible hacerle una pregunta a un paisaje?
Es posible no hacerle preguntas a un desierto?

Tal vez la composición clásica sea la más adecuada para dejar ver lo que en verdad se quiere mostrar:
La soledad del sobreviviente en un paisaje posible, familiar pero vuelto tan extraño.
La mirada glacial de quien se sabe solo y sin embargo te está mirando.
Una justa proporción de calidez y frialdad, lo que avanza y lo que retrocede. Las sombras se alargan, se alejan, se afinan. Son ultramar, violáceas, frías. Los colores pierden su fuerza. Es que el desencanto es pálido. Días que se suceden en un mudo existir rosa, celeste, marfil. Un eco del pasado, de la infancia que todavía sigue pero que un poco ya se fue. Encerrarse y aún así poner en exposición ese cerramiento. Lo que está roto y se podría reparar con casi nada. O será que nada lo repara.

En el crepúsculo se encuentran el fin y el principio. Intersección de dos mundos. Intervalo de luz incomprensible.


OJOS DE PRECIPICIO / 2010
escrito por Carito Santos para la muestra / ver obra

Contar un pic nic como si fuera un asesinato, contar un asesinato como si fuera un pic nic,
aconsejaba un maestro del relato.
Aquí ha ocurrido algo que no ha ocurrido.
No ha ocurrido lo que ocurre.
Lo único cierto es lo susurrado.
Susurrado el peligro y susurrada la tranquilidad del hogar:
la delicia de la tragedia en el preciso instante en el que no es tragedia.
Lo único cierto es lo sospechado.
Aquí estos personajes, a punto de ser culpables, a punto de ser inocentes;
ellas, en el momento infinito de lo que no se sabe.
Lo único cierto es el precipicio.
Y los ojos que nos arrojan a él, o nos mantienen al resguardo.


GALAXIAS SUSURRADAS / 2007
escrito por Ana González Tassier en su blog maoylenin.blogspot.com
sobre mis pinturas de La Condesa Sangrienta.



LA CONDESA SANGRIENTA / 2005
escrito por Carito Santos para la muestra / ver obra

Entre el rojo y el blanco habitan Erzsébet Báthory y estos cuadros.
En tensión, el rojo y el blanco
(la sangre de las doncellas y el vestido inmaculado de la condesa)
ambos se buscan para ensuciarse mutuamente, y ser lo que es el otro: que el blanco sea rojo, y el rojo blanco.
(el vestido blanco de la hermosa alucinada pide a gritos ser manchado por el rojo de la sangre de las que gritan,
y una vez rojo, ella vuelve a ponerse un vestido blanco).
La mancha es siempre limpia, entonces.
Se despoja, se aísla, se recorta.
Recortada la condesa y sus doncellas en estos cuadros, aislados del castillo el rojo y el blanco
(puestos entre paréntesis del resto de lo que existe)
pues es sólo entre el rojo y el blanco que Báthory habita, y estos cuadros.